Carta desde Korsakov

Queridas amiguitas

Nuestros dias en Irkutsk fueron un verdadero remanso de paz. En casa de Elena estabamos de maravilla, con una cama comoda con almohada grande como a mi me gusta… que cosas. Resulta que Elena, a parte de alojar gente gratuitamente mediante redes de hospitalidad por Internet, se dedica a alquilar la habitacion a viajeros, en lo que se llama “, homestay” (estancia casera o alojamiento casero si salimos de la literalidad). Esto es curioso porque a la gente que acoge les da el mismo trato que a nosotros solo que cobrando… aunque la gente que va es muy diferenciada, porque los que contactan por este metodo del homestay en general son algo cagadillos que quieren que se lo den todo mascadito.

Uno de los dias de Irkutsk fuimos al lago Baikal con Katie, una chica californiana que conocimos por ahi que era muy interesante. Su bisabuelo habia pertenecido al ejercito blando ( o sea, los malos), habia secuestrado un barco en Vladivostok y habia acabado en EEUU. Esta chica iba mucho por Rusia porque estaba fascinada con sus origenes. A la ciudad que fuimos se llama Litvanskaya y es la mas cercana desde Irkutsk. Bebi agua del lago, que estaba helada, y zampamos en un restaurante de pueblo que habia por ahi.

Queriamos irnos pronto de Irkutsk para acelerar un poco y no ir pillados con el visado, pero tuvimos que estar un dia mas de lo previsto porque no quedaban billetes para nuestro siguiente destino. Aun asi, en la casa estabamos muy bien y el dia nos vino de perlas para desconectar un poco. Con Katia, la hija de Elena, escuchabamos musica y tomabamos pilmini, que son empanadillas tipo dim sum, es decir, hervidas, rellenas de carne. Esta chavala de 13 anios me resulto muy maja porque me recordaba mucho a una companiera del colegio que iba a mi clase a la que le gustaba mucho ir de negro y escuchar musica alternativa, de estas tipo ‘Pesadilla antes de Navidad’. Este ultimo dia lo pasamos tambien jugando a un juego de viajar en tren por Inglaterra. Y conocimos a una pareja que se alojaba en el ‘homestay’, un australiano y una finlandesa. No negare que eran majos, pero a mi me parecia que siempre estaban temerosos de lo que pasase fuera, nada de ir en tercera, nada de hacer nada solos…

Nos despedimos de Elena e hija y tambien de Gabor, el gato loco, y comenzamos nuestra gran aventura. Casi cinco dias de viaje ininterrumpido.

En Irkutsk nos metimos en un tren con destino Khabarovsk. Dos dias y medio, sesenta horas en el plastkarn, la tercera clase, un vagon con mas de 54 literas. Para colmo nos toco en compartimentos separados (esto es relativamente importante, pero no tanto como en el kupe porque en el kupe se cierra la puerta y aqui vas paseando, por lo que estar separados no es tan grave) y, lo que si era grave, en el lateral y en cama de arriba. Esto es grave porque pierdes el control de la mesa y si pierdes el control de la mesa no eres nadie en el vagon. Nos ubicamos de forma en que yo tendria que convivir con los mas person y Aurora tendria el compartimento mas tranquilo. Al menos asi era en un principio: yo tenia en la cama de abajo a un borracho que se empenaba en decirme “My name is Vladimir, how you do?” y preguntarme si era “canadenski”. Yo le decia que “castellanski” y me replicaba haciendo gestos de “que lejos esta eso”. Tenia gracia un rato, pero cuando intentaba dormir un poco el tipo me despertaba para decirme lo mismo una y otra vez, se encarinio conmigo y queria que me sentase con el a debatir sobre la vida, yo le decia todo el rato el “niepanimayo” (no entiendo), pero el hacia lo que hacen todos los rusos cuando les dices eso: hablar mas alto. Por el contrario, en el compartimento de Aurora solo habia un par de seniores mayores bastante tranquis que iban a lo suyo.

En Ulan Ude todo cambio, apenas seis o siete horas despues de empezar. Se bajaron nuestros respectivos acompaniantes. En mi compartimento se subieron un mongol que hablaba poco, un pope ortodoxo y unas chicas estudiantes de Derecho. En el de Aurora, todo tiarrones bebedores de cerveza, uno de los cuales nos , tenia mania. Por parte del pope ortodoxo, este intentaba convencer a todo el mundo. Era un poco brasas. Era una pena no entender su lenguaje y que su metodo de explicar las cosas fuese tan abrasivo. Todos miraban hacia todas partes intentando escapar, yo solo pillaba “cristo” y “resurreccion” una y otra vez.

La primera noche fue la que mas cosa nos dio porque habia un chino horrible (bueno, un ruso achinado) que no hacia mas que beber vodka (una de las veces mano a mano con el pope) y le pegaron dos veces sendas palizas. El tipo iba tan mamado que ni se inmutaba. Las controladoras del vagon no se metian por medio. En el sitio de Aurora, el tipo enorme de la camiseta azul seguia mirandonos mal.

El segundo dia mi objetivo fue establecer relaciones diplomaticas con el tipo enorme de azul, para no tener problemas con el. La verdad es que miraba mal a todo el mundo, pero cuando nosotros pasabamos por cerca de el hacia gestos muy raros. Era el tipico garrulo enorme que odia lo que ignora. Hay mucho garrulismo en el transiberiano. Siempre hay garrulos y borrachos, aunque la mayoria de la gente es normal, pero los garrulos y los borrachos dan mas la nota y cuando son la misma persona ni te cuento. Al final acabe loando al ejercito rojo y sus victorias, asi el tipo nos tuvo mas en consideracion. Con todo, el tipo era bastante cansino, se pitorreaba de nosotros hablando en ingles con voces raras, diciendo “my friend my friend” y “okey okey”. Yo le mire muy serio y le dije en ruso que entendia ingles pero que yo NO era ingles. El tipo se quedo muy desconcertado.

Al final nos llevamos bien en general con todos los del vagon y no hubo mayores incidentes porque los que iban muy pedo el primer dia estaban fatal los dias sucesivos. El chino horrible en el tercer dia ni se levanto de la cama, le dolia todo el cuerpo, entre lo que le habian zurrado y lo que habia pimplado todo sumo elementos y tal.

Por lo demas, mucha lectura y mucho tallarin, que es la comida por excelencia del tren. Hay agua ardiendo para hacer te y esa misma la usas para estos tallarines precocinados que son lo mas insano que uno puede comer, pero tambien lo ams facil. A veces hay paradas en diferentes sitios y con suerte en la parada hay abuelitas que venden comidas caseras. Algunas veces simplemente hay un par y hay que ir persiguiendolas, pero otras veces estan perfectamente coordinadas cubriendo todo el anden y ofreciendo de todo. Cuando eso pasa, la gente esta cansada de tallarines y de ‘chorisets’ (que es como yo llamo a unos salchichones que hay aqui) y compra de todo.

Nos hicimos amiguetes en el tren de un hombre que viajaba con su familia y que no solo hablaba ingles bien sino que tambien chapurreaba castellano. Cuando llego nuestra parada en Khabarovsk nos fue de mucha ayuda porque se bajo del tren a acompaniarnos a la sala de espera y a ayudarnos un poco con las bolsas.

Nuestro panorama era el siguiente: llegabamos a Khabarovsk de noche y nuestro tren salia hacia Vanino por la maniana. Ibamos a Vanino porque nuestra idea inicial, ir a Vladivostok para coger el ferry a Japon, se vio truncada por tareas de mantenimiento del barco. Asi que decidimos pasar la noche en la estacion. La noche es un territorio independiente poblado por extranias criaturas. Y enlas estaciones de tren se juntan todas. Relatar esa noche seria demasiado largo, pero intentare hacerlo mas adelante con pelos y seniales. Para dejar un par de anecdotillas, vamos a comentar las que siguen: las seguratas iban medio pedo y ligando con los novios respectivos; una seniora que parecia donia Rogelia pero todo de rosa aparecio con un cuchillo ensangrentado y queria que las seguratas fueran con ellas a la calle; esta misma seniora mas adelante saco un loro y metio una cinta de Rammstein a todo meter, el loro estaba sin pilas y se oia de aquella manera, en plan camara lenta; aparecio un chaval con pinta de ir muy drogado, sin mas se agacho y cogio nuestra bolsa de la comida, sin ninguna agresividad pero queria llevarsela, le dijimos que nanai, nos ofrecio diez rublos, le dijimos que nanai, le ofrecimos pan, nos dijo que nanai, asi que se echo a dormir encima de Aurora. Al final de dos manotaes le pusimos a dormir en el banco.

En fin, asi fue la cosa en la estacion. Lo siguiente que venia era otro viaje de un dia de duracion hacia Vanino. Este fue bastante tranquilo. Compartiamos litera. Podiamos decir, por cierto, que nuestro transiberiano tal y como se conoce acabo en Khabarovsk. Lo de Vanino era por otra linea, creo que se llama Baikal – Amursk. A priori me parece que la unica diferencia es que los trenes estan mas cascados. Iban varias viejis, una de ellas daba un miedo atroz. Tambien el tipico garrulillo que va mirando a toda la gente de los compartimentos y soltando risotadas en plan asno. Y un sesenton rockero muy salado. Por supuesto tuvo su racion de emocion cuando dos de los otros cuatro que iban en nuestro compartimento se pusieron a canearse en medio de la noche. Yo ya me empiezo a habituar, porque en cuanto vi que no se daban muy fuerte me volvi a dormir. Demasiado tiempo entre ruskis.

Una vez en Vanino, nuestro siguiente objetivo era pillar billete de ferry para Kholmsk, en la isla de Sakhalin. Los billetes del barco los vendian en la misma estacion del tren. Habia una taquilla minuscula con una minuscula cola rusa. Pero da igual que la cola rusa sea minuscula porque siempre es infernal. Todos gritan, todos se enfadan, todos se intentan colar. Los rusos son maestros en colarse, se cuelan con una naturalidad que asusta. Porque no es que anden amagando, es que van tan panchos y se ponen delante como si no existieses. Teniamos delante cuatro personas, tardaron en atenderlas una hora, y no es que cerrasen para tomarse el burret y seguir despues, es que iban lentos porque aqui son asi. Una seniora paso por delante de todos porque tenia billete reservado y solo tenia que retirarlo. Nos estabamos cagando en ella cuando empezo a hablarnos en ingles y nos dijo que nos ayudaria a comprar el billete del barco. Fue una suerte, porque nos hizo toda la gestion. Lo malo es que el barco iba tan hasta arriba que solo habia plazas libres en la segunda tarifa mas cara (habia ocho o nueve distintas). Como no queriamos quedarnos alli y el barco este tiene la peculiaridad de tener horarios aleatorios, lo cogimos.

Esta seniora iba a comprar el billete de barco a su amiga Irina. Y su amiga, que no hablaba nada de ingles, fue la que nos ayudo todo el rato dentro del barco. Gracias a ella supimos que el precio del barco incluia una comida (que luego no estaba demasiado buena). A parte de eso, muy graciosa la seniora porque estabamos igual que siempre, le deciamos que niepanimayo y entonces subia el tono. Todo sea hablar en ruso. Ademas, los rusos no gesticulan, parece que les da verguenza, nunca o casi nunca hacen gestos y cuando los hacen son absurdos. Por ejemplo, todos sabemos como gesticulamos en Madrid para decirle a alguien que si quiere tomar un trago: saludo a lo Ronaldinho apuntando hacia la boca. Pues en Rusia para ofrecerte un trago lo que hacen es pegarse a si mismos una toba en el cuello. A nosotros nos lo hacian en el tren y pensabamos que eso significaba que querian matarnos, hasta que uno nos dijo “drinking drinking”.

Del barco no tengo mucho que contar, porque paso lo previsible. A los diez minutos ya llevaba un pedo estomacal y cerebral tremendo, todo me daba vueltas y me meti en la cama. A base de biodraminas y algo de cocacola recobre un poco el espiritu, pero yo no estoy hecho para hacerme marinero. Y pensar que mi suenio era recorrer los siete mares en la barca de Miguel el benissero…

A Kholmsk hemos llegado esta misma madrugada. Al llegar, por supuesto, lio. Aunque esto esta en Rusia, a esta isla vienen muchos chinos a currar e incluso en los recorridos desde el continente hasta la isla hacen celosas revisiones del pasaporte. Asi que cogieron nuestro pasaporte y nos tuvieron noventa minutos esperando. Hacia un frio que te cagas. Nos empezaron a pedir documentos innecesarios como la invitacion de hotel (solo es necesaria para hacer el visado, pero nosotros ya teniamos el visado hecho, puesto en el pasaporte por la embajada rusa de Madrid, por lo que no hacia falta repetir ese proceso). Al final nos lo devolvieron sin mas. La pobre Irina y su marido, que habia ido a buscarla, pasaron todo el tiempo de espera con nosotros.

Irina y el marido se fueron a casa. Nosotros queriamos ir a otra ciudad, Yuzno Sakhalinsk, asi que nos quedamos ahi esperando. El marido de Irina nos encomendo a otros que iban a coger el mismo autobus. Apenas hablamos con ellos porque a parte de no poder comunicarnos por las consabidas dificultades linguisticas, estabamos rendidos. Nos subimos al bus y pasamos las dos horas dormitando.

Una vez en Yuzno, estos nos metieron en el minibus a Korsakov. Aqui hemos hecho nuestra gran azania del dia: comprar nuestro billete a Japon. Ha sido un poco lo de siempre, unos nos van encomendando a otros, hablando ALTO en ruso, hasta que llegamos al sitio en cuestion. Ha sido un pifostio monumental porque el tipo de la agencia del ferry nos iba llevando de un sitio a otro, primero nos ha llevado al departamento de inmigracion para ver si no habria problemas con nuestra salida (parece que no), luego a otro sitio que no sabemos ni cual es… al final pensabamos ponernos a buscar hotel, dicen que aqui es muy chungo pero hablando con la gente se pueden encontrar habitaciones baratas. Al final no se como lo ha hecho el tipo que hemos acabado soltando ochenta leuros por una habitacion en EL hotel de la ciudad. En muchas ciudades apenas hay hoteles, asi que estos imponen precios muy serios. Y encima el de la agencia se llevaria comision. Asi que en fin, estamos alojados en el hotel Alfa. Ya que lo pagamos, despues de casi una semana sin higiene personal, me he llenado la baniera, le he metido todos los geles para hacer espumita y me he quedado ahi tirado como un senior importante.

Y asi esta la cosa. En teoria, maniana salimos hacia tierras niponas. Digo en teoria porque nunca se sabe que puede ocurrir estando en Rusia. Si todo va bien, la proxima carta sera desde alli y desde alli intentaremos que la frecuencia de actualizaciones no sea solo mayor sino tambien de mejor calidad.

Pero, aunque tenemos los billetes en la mano y aparentemente todo esta en orden, todavia no me fio de que vayamos a salir de aqui. Ojala me equivoque.

Anuncios

~ por Antonio en mayo 12, 2008.

4 comentarios to “Carta desde Korsakov”

  1. Jue, vaya aventuras en los trenes jajaja la verdad que me lo imagino y me entra la risa pero no tiene que ser muy agradable que un tiarrón como una casa te esté todo el rato mirando mal en un sitio tan pequeño…

    Seguro que si que salis de ahí joe, ya vereis como sí!! jeje, y luego con los japos… eso ya me da más envidia.

    Ale, a seguir bien 😉

  2. Te leeré en Japón, tranquilo, “Dios está con nosotros”. El otro día le hice la renta a una señora que tenía una fundación, para la oración, no me acuerdo exactamente. Pero acabó dándome un beso y diciéndome que rezarían por mi, yo le dije que rezase por mi hijo que estaba muyyyy lejos, así que he conseguido refuerzos, toda una fundación rezando por vuestro viaje. Cosas veredes…

  3. jajajaja me imagino las escenas más absurdas del mundo (te tenían que pasar a ti) lo de no entender y hablar más alto también lo hacemos aquii en espanya, bueno parece que lo más chungo del mundo ruski ya ha pasado, ahora llagará lo caro en njapon (me imagino)
    Siempre es un placer leerte tio iy saber que estais bien mejor aún.

    Abrazos y besos y mucha suerte

  4. madre mia. Vaya aventurita. Espero que las abuelas no se enteren del todo, ya estan muy delicadas. Espero que la llegada a japon se produzca y sea buena. Besos. ESTAMOS EN CAMPAÑA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: