Carta desde Lviv

(Varsovia)

Queridas amiguitas

Ahora todo va cambiando en el viaje. El bloque del Este empieza a ser bastante distinto, aunque lo que venga sera aun mas diferente.

Al final en Poznan nos quedamos todo el tiempo en casa de Marcin porque total, vivia al lado de Piotr y para no andar moviendo la mochila de sitio estabamos bien ahi. Pasamos casi todo el tiempo con los dos. Marcin es una gran persona, estudiaba filosofia y tenia intereses en los mundos paralelos y cosas asi. Fue nuestro guia en Poznan, nos llevo a tomar una bebida tipica de alli, un vino hecho de la miel, “empedaba” bastante, todo sea dicho. Pero nos volvio la lluvia y teniamos que tomar algo caliente…

En la agradable ciudad de Poznan tuvimos un nuevo encuentro con un valencianet. Juanjo, viajero de Algemesi. No hago mas que encontrarme gente de la terra y la verdad es que pone muy contento. Aqui mi companyera Aurora dice que por haber estado con gente de Valencia tantos dias me ha vuelto el acento – que es el acento con el que aprendi a hablar, o sea, el mio originario, solo que en Madrid se me quita – . Con Juanjo hablamos largo y tendido y paseamos por Poznan junto a la gente de alli, Piotr, Marcin y sus amigos. Al final acabe haciendo migas (otra vez) a peticion de Juanjo, no me salieron tan bien como en Hamburgo pero los polacos se pusieron finos. Estabamos en casa de una chica llamada Monica, muy maja y simpatica, y probamos los famosos “pierogui”, que es el santo y senya de la gastronomia polaca. Son unas empanadillas tipo “dim sum” rellenas de queso, carnes, hay mucha variedad y esta muy bien.

De Poznan salimos hacia Varsovia. Fuimos unos lelos, unos principiantes terribles, porque como el conductor que nos llevo a Poznan nos dejo en un sitio, decidimos, sin mirar en Internet ni contrastar en ninguna parte, que teniamos que empezar ahi a buscar alguien que nos diera un salto a Varsovia. Pero todos nos miraban extranyados. Al final el tio carretas, un senyor al que bautizamos asi, nos empezo a hacer gestos y nos explico a donde debiamos ir. En el nuevo sitio un camionero nos llevo a otro, pero no estaba tan bien como el tipo decia. Todos nos intentaban hablar, pero era dificil entenderse, nos hacian gestos muy raros… nos ibamos colocando aqui, alli, mas hacia aca,mas hacia alla, pero todos nos seguian haciendo gestos. Cuando no sabiamos ya donde ir, un tipo empezo a ir marcha atras a cien por hora, nos dijo que estabamos mal ubicados, que nos llevaba a otro sitio mejor. Llevaba un cochazo y se parecia a Dudek, el portero ex del Liverpool, ahora en el Real Madrid. Igual era el, que se yo. Yo en mis memorias ya le llamo Dudek. Total, que empezo a ir a toda leche adelantando por la izquierda y derecha por en medio de las calles hasta que nos dejo en la entrada al pequenyo tramo de autopista. Alli esperamos cinco minutos y ya ibamos en un coche directos a Varsovia.

Nos llevaba Christof, responsable comercial de una clinica privada, que iba ni mas ni menos que a una cata de vinos a Varsovia. Las autopistas aqui son tremendas. Han puesto un trozo para comunicar Cracovia con Alemania por el sur. El otro tramo que hay va de la nada a Poznan y de Poznan a la nada en direccion a Varsovia. Mientras tuvimos autopista este hombre iba a 200. Luego acabamos en unas carreteras perdidas en medio de un bosque, el hombre iba rapidisimo dando saltos por los baches. Sea como sea, acabamos en Varsovia.

Alli en Varsovia nos acogio Anna, una chica muy interesante. Vivia en Sulejowek, un pueblecito a las afueras, con su hija y su perra Tula. Estan planeando ir a Canada a vivir porque el marido vive alli, asi que tenian un poco de lio con entrevistas en la embajada y tal, pero nos trataron fenomenal. Anna era vegetariana y nos cocino mogollon de recetas polacas en su version no carnica. Esta claro que no son castellanos, porque castellano es quien come carne, pero aun asi estaba todo muy bueno, nos vino fenomenal tanto vegetal.

Caminamos por Varsovia largo y tendido. Es una ciudad que no tiene gran cosa, es mas una ciudad para vivir que para visitar, pero nosotros nos quedamos contentos con todo. Ademas nos hinchamos a pierogui.

La ultima noche estuvo tambien en la casa un chico americano, Zachery, que viajaba en plan vagabundo por Europa, durmiendo en trenes abandonados y cosas asi. Es interesante cuando confluyes con otros viajeros y te cuentas el viaje, las experiencias y demas.

Salimos hacia Cracovia en tren tras pasar tres noches en Varsovia. Tenemos el visado ruso empezando el 19 de Abril, asi que vamos algo pillados. Nos gusta el autostop, pero lo cierto es que implica muchas veces perder el dia entero. Si queremos parar en cuatro sitios en el camino y tenemos ocho dias para llegar a Rusia… asi que tomamos la decision de ir en tren, echando de menos el levantar el pulgar, pero volveremos a la carga, que no quepa duda. Para comprar el billete tuvimos algun problema porque la taquillera era una rancia y no nos queria vender billete regional, que era el barato, sino expres en primera clase. Nosotros le explicabamos que no, pero ni por esas. Al final tuvimos que ir a informacion y fue la chica de informacion la que nos saco el billete.

Fue raro esto de ir en tren pagando, pero aprovechamos para adelantar nuestras lecturas y tambien para echar una cabezada. Suerte que nos gusta el tren.

Una vez en Cracovia nos encontramos con Janusz, nuestro nuevo anfitrion. Estudiante de “Computer science”, que el nos explico que no era exactamente informatica. De bienvenida, nos llevo a un concierto de algo raro, una mezcla de musica india con hiphop y electronica… curioso. Pero lo mejor es que hicimos botellon junto al rio y el castillo de Cracovia con sus amigos. Era una noche muy agradable, sus amigos gente majisima, lo pasamos muy bien con ellos y nos sentimos como en casa.

Los polacos son bastante parecidos a nosotros los castellanos en su caracter. Y llevan el pedo vital que imagino que llevariamos nosotros hace 20 anyos. Estan en ese plan terrible ahora, como han entrado en la UE, de querer cargarselo todo. “Aqui pondremos un centro comercial”, “Los arboles no dan dinero”, todo eso. Pero son la gente mas atenta que nos hemos echado a la cara en el viaje, son todos muy agradables y hospitalarios.

Janusz se tenia que ir el sabado por la manyana, asi que dejamos las mochilas en casa de un amigo suyo, Xywax, al que yo rebautize como Sebas, y nos pusimos a buscar la manera de llegar a Ucrania.

Tras pasar un buen rato en Internet nos dispusimos a pasear por la ciudad. Cracovia es una ciudad que tradicionalmente ha sido la mas importante de Polonia. Esta bien, aunque muy turistificada. Nos pusimos finos de Pierogui y por la tarde volvimos a encontrarnos con Xywax. Un chico majisimo que nos recomendo visitar Pakistan y nos hizo una pasta de rechupete.

Por la noche, bus a Ucrania. Un bus incomodisimo. La chica de delante tenia el asiento totalmente inclinado. La de detras roncaba. Imposible dormir. Para cruzar la frontera, cuatro horas. No cuatro horas de viaje, ojo. Cuatro horas EN la frontera. Entre controles en un lado y el otro, perdiendo el tiempo. Hay que volarlas todas, tarde o temprano.

Al final, toda la noche en el bus, durmiendo poco. En Ucrania todo cambia. El alfabeto es diferente, aunque estamos aprendiendolo porque no es demasiado dificil. Pero llegas aqui y ves coches de hace veinte anyos, senyoras con el panyuelito… al final nos las apanyamos para llegar a casa de Sergei, nuestro nuevo anfitrion, y nada mas llegar nos pusimos a dormir.

Esta manyana, despues de dormir cuatro horas, hemos salido a ver la ciudad de Lviv. Una ciudad de gran belleza arquitectonica y con mucha vidilla. Hemos paseado por la calle principal, donde muchisimos ancianos estaban jugando al ajedrez o discutiendo de politica mientras los ninyos iban en cochecitos de estos electricos. Tambien hemos subido a lo alto de una colina desde la que se ve toda la ciudad. Lviv tiene mucho encanto, veremos si lo tiene el resto del pais.

En el apartado de menciones especiales, un saludo a Sabas porque como me suena que su cumple era por estas fechas – aunque seguro que no – , pues le mando un saludo.

Felicidades tambien al CSO La Traba, que ha cumplido un anyito. Un anyo recuperando espacios, y lo que nos queda!

Anuncios

~ por Antonio en abril 13, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: